DIALOGOS
Ver más

Pinocho, un juego de identidad entre canciones, marionetas y máscaras

El Festival Internacional de Teatro de Manizales nos vuelve a abrazar desde el calor de las salas, donde los espectadores nos encontramos de nuevo con el gesto del actor y revivimos allí las tensiones del acontecimiento teatral.
Ver más

Los secretos de ‘El interrogatorio’ de Teatro Petra

Fabio Rubiano y Marcela Valencia se pagaron en los últimos años dos deudas que tenían pendientes. Hace 36 años, los dos artistas fueron socios en la idea quimérica de crear un grupo de teatro, Teatro Petra, que obra a obra se ha convertido en uno de los nombres más determinantes de la escena colombiana contemporánea.
Ver más

El teatro baila a ritmo de tango en ‘Barrio Malevo’

Una taberna de tangos es el escenario perfecto para una obra de teatro. Los textos fluyen como un manantial gracias a las inigualables historias arrabaleras de los tangos que han inmortalizado voces como las de Carlos Gardel y Julio Sosa, entre tantos otros. Los personajes son ese rosario de almas perdidas que no se pierden una noche de tragos y que siempre tienen reservada su mesa favorita.
Ver más

El director y el alma del artista

Una taberna de tangos es el escenario perfecto para una obra de teatro. Los textos fluyen como un manantial gracias a las inigualables historias arrabaleras de los tangos que han inmortalizado voces como las de Carlos Gardel y Julio Sosa, entre tantos otros. Los personajes son ese rosario de almas perdidas que no se pierden una noche de tragos y que siempre tienen reservada su mesa favorita.

MIRADAS
Ver más

Volvernos niños

Con la dirección de José Alonso Mejía Román, el grupo Tropa Teatro de Pereira nos trajo para esta versión del Festival Internacional de Teatro de Manizales, como una recreación del clásico de Carlo Collodi, Pinocho. Todo muy simbólico, desde la presencia en el escenario, antes del espectáculo de cuatro personajes, haciendo calistenia preparatoria, luego nos daríamos cuenta que faltaba un personaje, que obviamente era un muñeco de madera, lo estaría terminando el juicioso carpintero.
Ver más

"Historia De Una Oveja"
Los trates olvidados de la violencia

Un hecho poco común en el teatro es que una actriz deje un objeto importante de la obra en el hotel donde se hospeda y que por ese motivo la función se retrase sensiblemente. Este olvido se presentó en la función inaugural del 53 Festival Internacional de Teatro de Manizales, con Historia de una oveja, de los colombianos Teatro Petra y Teatro Colón.
Ver más

LOS PECADOS CAPITALISTAS DE ROBLEDO

Siete pequeñas tarjetas depositadas sobre una mesa contienen los nombres de los pecados capitales; en ellas están escritas como en una baraja la soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, la envidia y la pereza. En una escena estática aparece una periodista reconocida, también un músico, y una actriz que en ocasiones interrumpe el diálogo con canciones que evocan los tiempos del Susana Rinaldi o de Alfredo Zitarrosa...
Ver más

Construyendo paz

El grupo Corporación Cultural Camaleón de Urabá establecido desde el año 2001 en Apartadó, viene desde su inicio y bajo la dirección de Maria Victoria Suaza, (Licenciada en Educación de la Universidad de Antioquia), promoviendo el arte y la cultura, basados en que el teatro constituye una herramienta que posibilita acercar la cultura y servir como herramienta para permitir a un pueblo tan abandonado y desesperanzado...
Ver más

En el espectro visible
Los artistas perplejos bajo la carpa de Jarry

“El misterio, solo el misterio, es el que nos hace vivir” Kafka.

Y sí, otra vez Matacandelas irrumpe en el Festival siempre reinventado, siempre irreverente, sin marcos, ni corsés, ni ataduras. Ahora lo hace debajo de la túnica espectral de la pandemia para hablarnos (en tono de velada patafísca?) de eso que tanto clamábamos como seres gregarios: la presencia compartida.
Ver más
Ángela Patricia Jiménez Castro

El fuerte sonido de un disparo irrumpe en el teatro. A partir de allí múltiples imágenes de cuerpos en constante movimiento expanden el escenario, y desnudan su alma al ritmo de exuberantes sonidos musicales y lamentos que irradian angustia, dolor y sutileza. Así comienza La mirada del avestruz de la compañía L’Expose, obra que toma como punto de partida las huellas que ha dejado la violencia en Colombia y cómo el desplazamiento forzado ha sido una de las consecuencias más evidentes del conflicto armado. Esta propuesta de danza-teatro, escrita por Juliana Reyes y dirigida por Tino Fernández (que falleció el año pasado), nace en el 2002, a partir de la reflexión sobre la violencia en Colombia como fenómeno que está ligado a la tierra, a su expulsión, pero también a la necesidad de quedarse con ella y ararla.

El proceso de investigación contó con el visionado de la serie documental de Alfredo Molano alrededor del conflicto en Colombia que definió elementos de interés para la dramaturgia: el rol de numerosas mujeres como voceras de las historias, mujeres solitarias mientras que los hombres habían desaparecido o estaban en combate, el silencio obligado en las personas que anhelaban hablar, o las voces que no se alcanzaban a escuchar. En los documentos era claro que “el desplazamiento estaba muy anclado en las victimas más frágiles del conflicto, entonces partimos un poco de ahí; las mujeres tienen un papel muy protagónico en la obra. Otra cosa que vimos era cómo la palabra llegaba casi siempre sorda, era una palabra lejana; con esos elementos empezamos a construir un poco la metáfora de la pieza y pensando además que el conflicto está fundamentalmente desarrollado en el cuerpo”, explica Juliana Rayas, dramaturga de la obra.
La desolación, el ruido sordo de la rabia, el sentimiento frustrado y doloroso del desarraigo, el amor por la tierra y el deseo de volver a ella se manifiestan en la piel, en los gestos de los personajes, en sus movimientos dramáticos y exaltados, en sus rostros, brazos, piernas y vientres marcados por el color de la tierra; una tierra manifestada como el lienzo que compila sus historias, pasiones y temores. Toda la pieza presenta una serie de signos, códigos y sonidos que poetizan la experiencia del espectador frente a ese abanico de imágenes que parecieran buscar un sentido a la comunión del cuerpo consigo mismo y con el mundo que lo rodea. Esta comunión está marcada en el ritmo; un ritmo que nos eleva a un encuentro sensorial y quizás espiritual para encontrarnos o definir nuestra historia. El mosaico musical eleva toda la pieza y le otorga un poco de surrealismo en cuanto a una búsqueda constante sobre qué aferrarse: en la tierra (ella misma).

La mirada del avestruz nos sumerge en una bella y violenta, pero estética, realidad poética cuya partitura se componen de imágenes y vertiginosos cuerpos danzando que nos dicen algo sobre nuestra historia colombiana y sobre nosotros mismos, y que ese algo, aunque doloroso, nos revela lo que verdaderamente somos y sentimos: un diálogo permanente entre el amor y la desolación, lo celeste y lo terrenal; la oscilación entre el pasado y el presente; la incertidumbre del devenir; el ritmo que evoca la búsqueda y el encuentro del ser, de nuestro ser y su naturaleza; somos lenguaje, cuerpos convertidos en música, texto y símbolos para ser leídos o simplemente para sentirnos llenos de vida; somos el ritmo de una sociedad agitada por las secuelas de la violencia, el estrepitoso ruido del desalojo y las voces olvidadas, y la realidad disonante entre la desigualdad y la orfandad.
Los cuerpos en escena reflejan el dolor ante el latir agotado de una naturaleza despojada de libertad. Al poetizar el conflicto, la soledad y la angustia del desplazamiento, la obra nos habla a todos, en un diálogo que nos podría sugerir una resignificación de nuestra imagen sobre la historia del país y la forma en que se ha contado, pues ahora está centrada en el cuerpo, un cuerpo agredido y deshabitado. Con La mirada del avestruz nos volvemos cómplices como espectadores del acto permanente por descubrirnos y comprender los gestos del morir mientras se vive, porque en nuestra historia quizás la muerte es la propia vida.




 

La mirada del avestruz, el gesto de un lamento silencioso

El fuerte sonido de un disparo irrumpe en el teatro. A partir de allí múltiples imágenes de cuerpos en constante movimiento expanden el escenario, y desnudan su alma al ritmo de exuberantes sonidos musicales y lamentos que irradian angustia, dolor y sutileza. Así comienza La mirada del avestruz de la compañía L’Expose, obra que toma como punto de partida las huellas que ha dejado la violencia en Colombia ...
Ver más

Solo me acuerdo de eso’, una cicatriz que no deja de doler

Ese sonido ya se ha vuelto conocido. Uno solo de esos golpes secos ya logra despertar en la mente un sentimiento de indignación mezclado con dolor. Los golpes se empiezan a multiplicar, a acelerarse, empieza así el crescendo de la sinfonía del cacerolazo. Ese símbolo de la protesta se convierte en recurso escénico en la obra ‘Solo me acuerdo de eso’, escrita y dirigida por Johan Velandia...

DOCUMENTOS
Ver más

La energía de las/los espectadores, mucho más que receptores: sujetos complejos y de derechos, agentes del campo teatral, ciudadanas/os

Hoy no hablamos de espectadores a secas, sino de espectador-creador, espectador-crítico, espectador-gestor, espectador-multiplicador, espectador-filósofo, espectador-investigador. Vivimos un período de reivindicación y auto-reivindicación de las/los espectadores. Explicitemos algunas acciones de ese giro epistemológico y práctico, impulsado por una filosofía de la praxis con/desde/para/hacia las/los espectadores en el campo teatral, por ejemplo a través de las escuelas de espectadores. La primera, la Escuela de Espectadores de Buenos Aires, nació en 2001 y lleva más de veinte años de trabajo...
Ver más

Lecciones para la vida

Es lo adecuado para resumir el contenido de esta primera jornada del Tercer Congreso Iberoamericano de Teatro 2021, llevada a cabo virtualmente, hoy 27 de septiembre y cuya apertura la hicieron Jorge Dubatti y Octavio Arbeláez, con una conferencia de apertura a cargo de Fabio Rubiano Orjuela, Hacer teatro con miedo. Las reflexiones teóricas fueron presentadas con títulos y descripciones muy provocadoras así: Nuevas configuraciones del teatro frente a la irrupción de la pandemia del COVID por Daniela Berlante de Argentina, Corpografías de Frontera. Anotaciones sobre el Teatro en la Frontera y la pandemia por José Ramón Castillo, de Brasil, LA CRISIS o la noche oscura del alma.
Ver más

HACER TEATRO CON MIEDO

Reproducimos el texto de la intervención que hizo Fabio Rubiano, director fundador del Teatro Petra, en la instalación del III Congreso Internacional de Teatro, un espacio académico que reúne a mas de 50 investigadores de Iberoamérica para reflexionar sobre el teatro y la pandemia.

Fabio Rubiano Orjuela
TEATRO PETRA


Es de amplio conocimiento el asesinato de líderes y lideresas sociales, de excombatientes de la guerrilla, de ambientalistas, de jóvenes que protestan; gente que quiere transformar un estado de inequidad, de desigualdad, de violencia.